Hacer una limpieza facial implica mantener la piel sana. Limpiando, nutriendo y favoreciendo su circulación. Para hacer nuestra propia limpieza, utilizaremos: Agua, crema de higiene , una mascarilla