Tener un exceso de madurez es bien visto por el resto de personas. De hecho muchos son juzgados por inmaduros. Por ser infantiles y no asumir sus compromisos,